Enérgica | vivaz | directa
 
La Energía de las Letras Hebreas
 
 
 
 
   
Shin

Los pilares en los que descansa el mundo

 

Valor numérico: 300.

 

Simboliza los tres pilares en los que el mundo descansa, los que unen a la persona con Di-s. De derecha a izquierda, a saber:

1- LOS ACTOS DE BONDAD: Abraham.

2- LAPLEGARIA: Iaacov.

3- ESTUDIO DE LATORÁ: Isaac.

Desde lo supraracional, la línea de la derecha confiere la luz de la bondad, la generosidad absoluta y la conexión con los demás. La línea del centro es el canal de la misericordia y la línea de la izquierda, la justicia.

 

Desde la dimensión intelectual, las tres líneas representan las tres facultades intelectuales de las “sefirot”: La de la derecha es “jojmá”, el destello de una idea; la del medio es “daat”, la aplicación del conocimiento y la de la izquierda es “biná”, entendimiento.

 

Desde las “midot” o dimensión de las emociones, el canal derecho representa “jesed”: bondad, buenas acciones; el central simboliza “tiferet”: misericordia o compasión y el de la derecha: “guevurá”: severidad y disciplina.

 

Así, concluimos que Abraham estaba siempre en conexión con los demás, que en Iaacov reinaba la armonía, la compasión y el estudio y enseñanza de la Torá, y que Isaac tenía un carácter introspectivo y estaba concentrado en su propio refinamiento.

 

La letra “ Shin” tiene cuatro formas

1- Hay una “shin” con un punto arriba, a la derecha. Simboliza: generosidad, puerta o portón que se abre.

2- Hay una “shin” con un punto arriba, a la izquierda. Se pronuncia como la letra “samaj”. Personifica juicio, severidad, contracción y estrechez.

3- La “sin” en la que apreciamos cuatro columnas. La vemos si nos concentramos en la piedra que queda alrededor del grabado de la letra. Es la letra esculpida en las “lujot”, las Tablas de los Diez Mandamientos. Se encuentra en los “TEFILÍN” que los hombres se ponen sobre la cabeza. La “shin” de cuatro trazos personifica a las cuatro matriarcas: Sarah, Rebecah, Raquel y Leah. Las enseñanzas de nuestras madres, movidas por amor y compasión, se inscriben en nuestras mentes y en nuestros corazones. La educación de la madre, esculpida en piedra, no se borra. La educación del padre, escrita en pergamino, se borra.

4- La “shin” muda. Dos letras shin juntas en una palabra: la primera representa a un socio activo (Isaajar) y se pronuncia. La segunda es muda, socio mudo (Zevulun).

up